Volumenes oniricos 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

11082009

Mensaje 

Volumenes oniricos 1




Todo comienza en el vestuario del lugar de donde partiría una procesión de Semana Santa más. Yo me encontraba en la fila de espera para comenzar la salida y por circunstancias que mi memoria no alcanza, me hallaba parcialmente desnudo, tan sólo unas bermudas. Al notar el frío de las baldosas también contemplé la escasez de calzado que rodeaban mis pies, pero bueno, eso quizás lo podía ver mucho más evidente si lo relacionaba a algún signo de penitencia a pesar de tener que imaginarme los posibles tortuosos caminos a recorrer llenos de protuberancias y guijarros

Esta procesión, al menos en cuanto a su organización, me llamaba muchísimo la atención. Estaba rodeado de niños pequeños, pero la solemnidad que allí se respiraba era similar al silencio deseado horas antes de un examen, un silencio total y armónico. Fuera aparte de esto, la vestimenta de mis compañeros solía ser bastante escasa, cosa que podía explicar con bastante claridad el hecho de que yo llevase tan poca ropa; como mucho, el que mas ropa llevaba, vestía tan solo un alba, y por muy poca que pudiese llevar un individuo, siempre llevaban bien cubiertos sus partes más íntimas sin dejar nada que pensar, por ejemplo unas bermudas.

La fila estaba organizada eximida de caos y otro (a mi parecer con algún rango superior) repartía los cirios. Conforme me iba acercando, iba percatando que me tocaría de pareja con un crío (como bien sabéis, en las procesiones se va en parejas orientando los cirios hacia el espacio surgido entre éstos, dejando una especie de camino en medio por donde pasa el celador, encargado de mantener el orden durante la marcha) y yo, amante de la estética no podría aceptar sobresalto tal que rompiese un mínimo de simetría a la hora de organizar las parejas. Cuando tan sólo quedábamos el chiquillo y yo, aquella persona que organizaba las parejas llamó a otro crío de misma estatura que había más atrás. Entonces advertí que había otro de estatura justo atrás mía y ni si quiera le había advertido, camiseta blanca y pantalones del mismo color, algo más alto que yo, pelo muy corto oscuro y una cara tan pulida y blanca que parecía una estatua griega. Jamás había visto a este chico por ningún lado, pero me emparejaron con él, supuse que sería mi compañero de aventaras, ya que yo, tampoco sabia muy bien que rayos pintaba allí.

Una vez con los cirios y todos en posición de salida, empezamos a encender los cirios. La noche estaba bien caída y empezamos la procesión. Por más que intentaba mirar no conseguía ver el paso al que sacábamos en procesión, pero avancé junto al grupo hasta la salida. Una vez fuera nos hallábamos a oscuras, solo iluminados por el plenilunio y en medio de un yermo campo solo compuesto de algunas zarzas y alguna que otra verde vegetación forrajera en forma de arbusto. Todo estaba muy solemne, tampoco nos acompañaba una banda que hiciese sonar algún ritmo típico de estas celebraciones.

Fue entonces cuando decidí preguntarle al individuo que me asignaron como compañero y a su vez explicarle que no tenía ni pajolera idea de qué hacía allí. Viniendo de gente como ésta me extrañó que me contasen que eran una secta. Yo, indignado, me volví a casa y me acosté.










Al despertarme (creo que llegué a despertarme) estaba en un área de camping junto a mis primos pequeños. Muchos de ellos querían que me los llevase al lugar a dónde iba, lugar que aún desconocía, y me pidieron que hablase con sus padres para poder irse conmigo. Sus padres aceptaron.

La patulea de niños podría estar compuesta de unos ocho o diez chavalillos, compuesto tanto de niños, como de niñas, con un porcentaje que no sabría estimar. Cogimos unos senderos bastante arenosos con bonitas vistas montañosas y con una flora bastante copiosa. Mientras los niños danzaban cual cabras, yo intentaba estar atentos de todos. Ellos no hablaban conmigo, tan solo saltaban esporádicamente y danzaban impredeciblemente a mi alrededor.

Al fin llegué a casa de la hermana de mi abuela dónde parecía que todos estaban reunidos. La casitas era bastante rústica, típica de pueblo perdido de la mano de Dios, allí se encontraba ella sola, en medio de un vasto terreno muerto y abollado, con algunos montículos de arena amarillenta, quizás más bien color albero pero más apagado, y al fondo muchos más montículos a escalas gargantuescas del mismo sustrato, con bastante poca vegetación. La casa tenia una fachada limpia semejante al color del queso blanco y una puertecita de madera que parecía esta incrustada en el muro. También tenía un pequeñito patio exterior justo en la entrada de la casa, lleno de aparatos de la agricultura: un arado bastante pequeño, palas, rastrillos, azadones, etc.

Entré en la casa, allí moraban muchas personas que jamás había visto, pero se suponía que había ido a casa de mi tía abuela, al menos mi abuela sí que estaba. Al entrar, todas las abuelitas que había y todos los niños se acercaron a darme un beso, todos con cierto olor a queso curado en sus bigotes. Mi abuela, se encontraba en medio de la muchedumbre y fui yo quien me dispuse a buscarla. Tenía unas gafas horterísimas a las que quería que yo le diese un visto bueno. Las demás abuelitas afirmaban y asentían que las gafas le sentaban muy bien mientras mi abuela hacía unas poses muy raras levantando la cabeza como si de una modelo se tratase. Las gafas eran unas grandes lentes color caramelo de mora y con un pequeño filamento dorado justo arriba de las lentes que unían a la patilla de la gafa, también de color dorado y de una delgadez ínfima. No le podía decir a mi abuela que sus gafas nuevas le sentasen mal después de lo orgullosa que se sentía con ellas.

Entonces, como surgidos de la nada, una oleada de niños aparecieron, el mayor, que aunque no lo conocía, pero místicamente sabía que tenía unos quince años y aparentaba mi edad, empezó a hablarme de un juego imaginario que supuestamente había inventado yo llamado “Los Apestosos”. Incluso me acercó un ordenador portátil donde habían creado una base de datos muy bien elaborada sobre las fechorías cometidas por los integrantes imaginarios de éste juego.

No tuve tiempo de mirar la base de datos cuando unos amigos míos: Martínez (un chico de mi edad, de grande dimensiones y bastante fuerte, que había sido desde hace mucho) y Pablo (Un chico rubio de pelos largos y recogidos, un tanto mayor que yo y de color bastante despintado) me dijeron que hoy probablemente por aquí pasarían “Los Apestosos” y teníamos que hacer algo para remediarlo, me dieron un Gran báculo de madera con cabeza de cabra mal hecha y de cartón piedra que supuestamente encajaba en la parte de arriba del báculo. Coloqué la cabeza sobre el báculo. No encajó. Resbaló. Se estampó contra el suelo. Se rompió en dos.
Ya anocheciendo se podía divisar unas especies de antorchas por detrás de los montículos. Yo, chamán desconjurador con barba espesa, frondosa y oscura a juego con mi cabello, que solo permitían ver mis ojos y mi nariz, y una toga blanca atada por un cordón bien gordo con dos borlones colgados de los extremos de la cuerda, esperaba ansioso para poder acabar con las malvadas fuerzas de “Los Apestosos”.
Conforme la las primeras antorchas iban avanzando, el reguero de luces que se iba formando iba siendo cada vez mayor, todo esto rodeado de un silencio espeluznante y medio de la noche, cuando de repente, a lo lejos pude reconocer a alguien. Era el cara estatua, aquel que me dijo que la procesión de la noche anterior era un grupo sectario. Entonces, levanté mi báculo en alto, y con gesto amenazante me abalancé ante los primeros señores de blanco. De nuevo, la cabeza de cabra, mal puesta en dos partes, se volvió a caer del báculo. Esta vez no se rompió. Y con el bastón agarrotado empecé a atizar las cabezas de lo miembros de tan extraña banda, mientras éstos de llevaban las manos a la cabeza suplicando por sus vidas.

Volví donde estaban mis compañeros asegurando que ellos no eran quien buscábamos, pero que habían sido derrotados. Entonces ellos me invitaron a pasar la noche en sus casas, pero me negué y me quedé en aquella casucha donde todos nos fuimos a dormir.

Dormimos en un descampado en sacos de dormir, podíamos ser perfectamente unos ochenta entre niños y abuelas, éramos una cantidad bastante considerable.

Algo me despertó. Una grúa que había sobre nuestras cabezas empezó a moverse. La grúa parecía tener un gancho, que más bien parecía un garfio de pega de los que se usan para disfrazarse de pirata y en las cadenas que unían la parte más alta y el garfio había un pelele de bolsas de basura colgado. Lo ignoré y volví a acostarme.










Al día siguiente, al despertar, todos estaban atemorizados y revueltos y afirmaban que “Los Apestosos” habían vuelto a actuar, que habían movido la grúa y habían puesto unas bolsas de basura con forma humana para asustarlos por la noche. Sinceramente, el muñeco amorfo ese no suscitaba ningún temor.

En ese mismo momento, mi abuelo me dijo que ya había acabado el tiempo del turno de televisión de mi madre. Estábamos en el salón de la casa de mi abuela, salón que siempre he recordado con esa televisión grande encasquetada en ese mueblecito, y la gran mesa elíptica en medio del salón.

Como mi abuelo se pondría a ver las corridas de toros que echaban en la emisora, cogí mi portátil para poder echar una partida de Buscaminas o Solitario, ya que en la casa de mi abuelo no se pillaba Internet de ningún lado. Entré en el cuarto donde solía dormir y me invitaron a una comida en mi antiguo colegio.

En el pasillo de mi antiguo y primer colegio, al que tanto aprecio le he tenido y le tendré, entre las columnas encontré a Salva, el coordinador de los grupos de catequesis de mi nivel del colegio. Salva ya estaba completamente recuperado de su brazo, que se rompió justo antes de ir a los campamentos. Me preguntó que si estaba comiendo, Asentí. Y se fue. Luego me encontré a Pilar, mi gran maestra de obras escénicas, me dio un beso en la mejilla y se fue porque tenía prisa.

En el patio del colegio había unos chicos, característicos de una serie de dibujos animados. Había uno que era muy hábil en los deportes, los demás, misteriosamente con los labios pintados de carmín, coloretes y rimel, mientras cantaban una canción que no logro recordar, le intentaban hacer comprender que las chicas también podían ser buenas en los deportes. Mientras cantaban las chicas y los chicos pintados conseguían superar en todos los deportes al chico que siempre había ganado en todo. Fue entonces cuando una misteriosa voz dijo que eran las una de la tarde.
avatar
Protagoras
Stapo's follower
Stapo's follower

Cantidad de envíos : 1552
Edad : 27
Reputación : 12
Sex Points : 739
Fecha de inscripción : 23/10/2008

Hoja de personaje
Job: Buscador de sinónimos
HP:
10000/10000  (10000/10000)
SP:
500/500  (500/500)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Volumenes oniricos 1 :: Comentarios

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 1:30 am  Protagoras

No sabia donde ponerlo, asi que lo puse aqui...
Lo que soñé el otro día. El señor Plutarco me incitó a escribir y he aqui el resultado ;D
Probablemente mi mundo onírico sea demasiado complicado para ustedes Wink

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 2:43 am  Marvada Perezosa :D

O demasiado largo y algunos de nosotros muy vagos >_>.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 9:00 am  Prostipirugolfo

Lo empeze a leer pero no lo termine despues lo terminare de leer.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 3:45 pm  Storage

Dios, vaya sueños más claros que tienes ·_·

Te lo has currado mucho, un 10 a ti Prota *o*

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 5:39 pm  Protagoras

Oishh, núria, tampoco ha sido pa tanto está hecho muy de corrida, eran las 4 de la tarde aun no había almorzado y estaba por el final, algunas cosas se desvanecen en la memoria xD
Y sí, es normal que os sea imposible leerlo, como no tiene linea central, entre eso y que fue un sueño de doce horas hace casi imposible su lectura xD vamos, que es muy largo y ominoso xD
Si otro día me vuelvo a acordar de otro sueño al levantarme, también lo escribo xD

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar Ago 11, 2009 6:06 pm  Digandalf

primer punto tenias que haberme dicho que querias una zona para ti xD invadiste el pais franciscano, bueno no importa por que esta vaga no pondra nada y bueno segundo punto y mucho mas importante muy muy currado prota xD, el otro dia me dio por escribir justo despues de terminar los calculos matematicos y quizas me anime a subirla aunque da pareza pasarlo de papel a bites xD

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér Ago 12, 2009 4:47 am  Kmi

que confuso todo, me hizo acordar a mis sueños
sigue asi prota xD

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér Ago 12, 2009 12:01 pm  Prostipirugolfo

Dios me hizo recordar un sueño que tubo que ver con mi abuela bastante desagradable y algo irreal.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér Ago 12, 2009 6:20 pm  Protagoras

Ay , Diego, yo que sé, haberme dicho que los blogs se podían crear aparte y no se creban cuando publicabas algo en alguno de esos apartados... comprende k esto para mí es como ponerle una integral a un niño de primaria...-Pdofezoda, como ze aze edto?-... pos igual >.<
Por lo demás gracias por vuestras críticas tan positivas, el otro dia (mentiroso que fue ayer) lo estuve pensando, y pa una cosa que he hecho medio bien, no la he inventado yo (-¡¡¡Subsconciente, te odio!!!-)

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Ago 14, 2009 1:18 am  Protagoras

Dieguin o Fran, ya podeis borrarlo que me trasladé a mi sección Very Happy

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Ago 14, 2009 12:33 pm  Digandalf

deja este aqui,asi recordaremso siempre las meteduras de pata de prota xD

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Sáb Ago 15, 2009 6:59 pm  Protagoras

BeReN escribió:deja este aqui,asi recordaremso siempre las meteduras de pata de prota xD

Po vale :3
(total, que todo sea por los mensajes Very Happy)

Volver arriba Ir abajo

Mensaje   Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.